Seguidores

martes, 18 de abril de 2017

Crema de espinacas y alcachofas con ajo negro

El proceso de buscar reemplazos a los ingredientes que siempre hemos usado en la cocina ha sido a veces sorprendente, a veces frustrante y muchas veces muy gratificante. No quisiera transformar este blog en uno de comida sana, sino, más bien de comida agradable, que nos invite a probarla y nos deje felices y creo que de a poco lo voy logrando.

Esta crema nació de esta necesidad de hacer platos sin gluten y sin grasa, es algo tan sencillo que hasta dudé en ponerlo, pero el resultado ha sido asombrosamente sabroso, así que me atrevo a recomendarlo. El ajo negro y la sal del Himalaya le dan un sabor muy diferente.

Para seis porciones

2 atados de espinacas frescas (4 tazas, una vez cocidas)
2 alcachofas
1 cebolla morada
2 dientes de ajo negro
1 cucharadita de sal rosada del Himalaya
400 cc de agua filtrada
+ 300 cc de agua para cocer las espinacas y las alcachofas

En cuanto a las espinacas: Estas se reducen considerablemente con la cocción y no todos los atados son del mismo tamaño, hay lugares donde los venden al peso, en fin, que esta medida nos puede llamar a confusión, así que como una aclaración diré que una vez cocidas tendremos que tener 4 tazas de 250cc de espinacas

Lavamos las espinacas y las alcachofas, pelamos y cortamos en juliana la cebolla.

1.  Cocemos en 100 cc de agua filtrada las espinacas por 10 minutos.
2.  Cocemos las alcachofas (podemos hacer más y reservar las otras para otro plato) en la olla a presión con 200 cc de agua, 1 cucharadita de sal y 1 cucharadita de azúcar (para que no queden amargas), 10 minutos.
3. Doramos la cebolla sin aceite en una olla donde luego podamos agregar los otros ingredientes. Despues de cinco minutos agregamos los 400 ml de agua filtrada y dejamos cocer diez minutos más. Luego agregamos las espinacas, la carne de las alcachofas picada finita y los ajos, dejamos hervir suavemente cinco minutos. Ponemos la sal. Dejamos descansar unos diez minutos y licuamos. La sopa estará caliente todavía, así que podemos servirla de inmediato o guardarla en el refrigerador en envase de vidrio bien tapado.

Podemos servirlo con un chorrito de aceite de sésamo y semillas tostadas



lunes, 3 de abril de 2017

Torta de lúcuma sin gluten ni azúcar

Esta fue mi tarta de cumpleaños, cumplí 64 años en febrero y hoy la subo para celebrar también los diez años del blog. Muchas cosas han pasado y he aprendido en este tiempo, cuando empecé no imaginé que conocería tanta gente y tan fantástica a través de él, que haría amistades reales y profundas por el sólo hecho de compartir el gusto por la buena comida, no les voy a nombrar, para no dejar a nadie fuera. Agradezco a todos los que pasan por aquí y además se dan el trabajo de dejar un comentario, no saben lo importante que es para mi.

En el transcurso de estos diez años han pasado muchas cosas y entre otras yo he tenido que lidiar con problemas de salud, que gracias  a mi pasión por la cocina se han vuelto menos problema, ya que he podido adaptar recetas y cambiar mi dieta sin aburrirme. Ya no puedo tomar azúcar y tampoco gluten, eso me ha hecho buscar alternativas que tienen que ver con mi propia salud, pero que en definitiva son la nueva tendencia, a estas alturas la sociedad está suficientemente alerta acerca del daño que producen el exceso de esos productos y cada vez son más los que buscan reemplazarlos por otros más sanos, lo que me anima a seguir subiendo este nuevo tipo de recetas, que espero sean de utilidad.

La lúcuma es considerada un superalimento por su alto contenido de betacaroteno, hierro, zinc y Vit. B13. Su suave dulzor natural permite endulzar sin subir los niveles de glucosa en sangre.

La lúcuma es un fruto nativo de los Andes peruanos y que se produce muy bien en la Zona de Quillota, en la Región de Valparaíso, Chile, donde vivo. Debido a que su duración post cosecha es muy corta, no es posible comercializarla fresca, por lo que se puede encontrar congelada hecha puré o en polvo, que es la manera más fácil de usarla en repostería. El sabor de la lúcuma es suave, con algo de caramelo o dulce de leche, es un "gusto adquirido" de esas cosas que si no te recuerdan a tu infancia quizás no te llamen tanto la atención.  En Chile es muy popular la torta de merengue lúcuma. Pero cómo yo quería hacer algo sin azúcar, no podía recurrir al merengue y así fue como nació esta torta que tuvo un gran éxito.

Si donde vives no encuentras este producto, igualmente esta receta te puede ser útil para preparar otra tarta de frutas sin gluten ni azúcar, bastará con que reemplaces la lúcuma por una taza de otra fruta en puré, por ejemplo, fresas, frambuesas, mango, chirimoya, son las que me vienen a la mente.

Ciruelas pasas vs. Dátiles

La razón por la que uso ciruelas pasas en mis recetas en vez de dátiles es su índice glicémico. El dátil tiene un índice glicémico alto, de 70, en cambio las ciruela tienen un índice glicémico medio de 40 si tienes problemas de insulino resistencia la ciruelas te vendrán mucho mejor.

Para una torta de 18 cms. de diámetro

200 grs de almendras finamente molidas (harina de almendras)
200 grs. de ciruelas pasas sin semilla (puedes usar dátiles)
2 cucharadas de aceite de coco
750 cc. de queso mascarpone
1 cucharada de stevia líquida
6 claras de huevo
8 hojas de colapez
8 cucharadas de lúcuma en polvo (o 1 taza de puré de la fruta de tu preferencia)

Para la base

Molemos las ciruelas con la harina de almendras en un robot de cocina, agregamos el aceite de coco y mezclamos bien con las manos, luego estiramos esta masa sobre el fondo del molde. Llevamos al refrigerador (no congelador) mientras preparamos el relleno:

Ponemos a remojar las hojas de colapez en un poco de agua fría, de modo que queden cubiertas nada más. Cuando se noten blandas les agregamos 100 ml de agua hirviendo y las revolvemos para que se disuelvan totalmente, las mantenemos a baño María hasta el momento de usarlas.

Batimos las claras a punto de nieve y luego vamos agregando ya sin batir y con una paleta de goma con movimientos envolventes, primero el queso mascarpone en dos o tres tandas, luego la stevia, la lúcuma en polvo (o el puré de frutas) y finalmente el colapez. Revolvemos suavemente hasta estar seguros que todos los ingredientes se han mezclado bien y vertemos esta mezcla sobre la base. Dejamos toda la noche en refrigerador para que cuaje.

Para servir yo he decorado con una delgada capa de cocoa amarga. 



sábado, 18 de marzo de 2017

Tarta de manzanas

Una tarta rápida para esos días en que te dieron ganas de un dulce "no tan dulce". Si quieres puedes poner azúcar, unos 150 gramos, en la masa y otros 50 en las manzanas.

Masa

200 grs de harina de centeno
100 grs. de harina de almendras
2 cucharadas de aceite de coco
2 cucharadas de sirope de ágave
1 huevo

Mezclamos todo en una fuente con una cuchara y luego amasamos con las manos, la masa es un tanto "pegote", por lo cual deberemos humedecer las manos cada tanto. Luego estiramos sobre un molde rectangular de 25X35 cms. previamente enmantequillado.

Cubierta

4 manzanas verdes
1 cucharada de sirope de ágave
1 cucharada de aceite de coco
1 cucharada de canela
zumo de un limón

Pelamos y cortamos las manzanas en láminas muy finas y en una fuente mezclamos con los demás ingredientes, y luego repartimos sobre la masa cruda.

Llevamos al horno a 180ºC por media hora, dejamos enfriar en el horno y luego cortamos en cuadraditos.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Galletas de semillas

Estas maravillosas galletitas de semillas las he visto en el estupendo blog de Angie Schneider, angiesrecipes.blogspot.com, ella siempre está experimentando con ingredientes originales y nuevas formas de cocinar con muy buen resultado, me atrevo a recomendar cualquiera de sus recetas y esta ha sido todo un descubrimiento, he cambiado algunos ingredientes, pues no tenía quínoa roja que ella pone y en cambio he puesto semillas de sésamo (ajonjolí), tampoco tenía semillas de maravilla, así que he utilizado las de zapallo (auyama, calabaza) que aportan gran cantidad de proteína, estas galletas no  sólo son sabrosas, sino también muy nutritivas. Las podemos llevar como snacks saludables al trabajo o servirlas como he hecho yo con puré de alcachofas y de pimientos del piquillo para el aperitivo.

Ingredientes para 40 galletas

180 gramos de semillas de zapallo (calabaza, auyama)
50 gramos de semillas de chía
70 gramos de semillas de linaza (lino)
70 gramos de semillas de sésamo blanco (ajonjolí)
1/2 cucharada de sal de ajo
1/2 cucharada de orégano
1/2 cucharada de sal rosada (u otra)
360 gramos de agua tibia

Remojara 20 minutos revolviendo de vez en cuando. Al cabo de este tiempo las semillas habrán absorbido toda el agua y tendremos una especie de masa que vamos a estirar sobre la bandeja previamente forrada con papel o con una lámina de silicona. Hay que estirar bien de modo que quede una masa delgada y sin dejar espacios. Debe cocerse todo como una lámina.
Hornear 1 hora al horno a 140º C. sacamos del horno pasada la hora,  tendremos que comprobar la cocción con la yema de los dedos, con cuidado de no quemarse, la superficie debe sentirse bien firme. Enseguida cortamos, antes que se enfríe la masa. Dejamos reposar y servimos o enlatamos.

domingo, 5 de marzo de 2017

Carrot cake vegano


Buscando nuevas opciones he llegado a la harina de lupino se extrae de una planta del mismo nombre. Australia es el país que más la produce y aquí en Chile se encuentra a muy buen precio en tostadurías. Es una  opción para los que buscamos bajo indice glicémico en nuestros alimentos. Se puede incorporar hasta un 30 % de esta harina a las otras que usemos para no notar el gusto. Este cake quedó delicioso y si no les digo, nadie se entera que llevaba otras harinas que las tradicionales.

Para 6 cakes tamaño cupcake

Mezclar en un bol con batidor de alambre

2 cucharadas de aceite de coco
3/4 taza azúcar de coco

Agregar

1 taza de banano molido
1 taza de harina de almendras
3/4 taza de harina de lupino
1 cucharada de bicarbonato

Finalmente incorporar

2 tazas de zanahoria rallada
1/2 taza de nueces
1/2 taza de cranberries (o de pasitas)
1 cucharadita de canela molida
1/2 cucharadita de clavos de olor molidos

Poner en los moldes aceitados 

Hornear por 30-40 minutos en el horno a 180ºC

El Frosting

Hidratar 1/2 taza de castañas de cajú (anacardos) por seis horas mínimo-
Estilar y licuar con 2 cucharadas de sirope de ágave y luego verter sobre cada cake una vez éstos estén fríos.








lunes, 27 de febrero de 2017

Pan Integral

Les aclaro que para hacer mis panes uso una panificadora en programa de amasado y luego continúo el proceso a mano, a veces en la olla de fierro redonda, otras en la panera Lékué, como hice aquí. Si no tienes máquina de pan tendrás que reemplazar el primer paso por un buen amasado a mano y levado de una hora en lugar tibio. Pero el resultado será el mismo, sólo que yo no puedo amasar y por eso tengo que recurrir a la máquina.

Este pan fue el resultado de un experimento, que ha sido tan satisfactorio que amerita subirlo aquí, espero es sea de utilidad. Lo he clasificado como "Vegano", pues no lleva ningún producto de origen animal, lo cual no siempre es tan evidente, hay muchos panes que incorporan grasas animales, como mantequilla o manteca, o leche para no mencionar la miel. En este caso no hay nada de eso y si he incluído semillas a destajo y en dos formas.

La medida:

Para hacer mis panes uso la medida que viene dentro de la panificadora, es un vasito de 200 ml

Para un pan grande

1 tazas de harina de centeno
1 taza de harina común
1/2 taza de avena
1/2 taza de semillas de chía
2 cucharadas de semillas de lino/linaza hidratadas en 100 ml de agua
1 cucharada de sal del Himalaya (u otra sal sin químicos)
1 cucharada de azúcar moreno
1 cucharada de levadura
1 cucharda de bicarbonato
2 tazas de agua

Paso Uno

Poner todos los ingredientes menos el agua en la panificadora y echar a andar en modo "amasado" (1 1/2 hora), incorporar el agua de a poco hasta ver que está formando la masa y entonces cerrar la tapa.

Si no tienes panificadora pones todos los ingredientes, menos el agua en la mesa de trabajo y haciendo una corona vas incorporando el agua hasta obtener una masa maleable que tendrás que amasar por unos diez minutos, luego dejas descansar esta masa para que suba en una bandeja o fuente grande, por que va a aumentar su tamaño.

Paso Dos

Tomas ahora la masa y la trabajas sobre la mesa para quitar el gas, puedes levantarlas y golpearlas contra la superficie un par de veces y luego la amasas con fuerza unos cinco minutos. La pones en el molde que vayas a usar, previamente enharinado y dejas media hora nuevamente en lugar tibio. Antes de entrarlo al horno lo pintas con un poco de aceite y lo cubres con semillas o avena y le das unos cortes diagonales para que el pan no se deforme al subir en el horno.

Precalientas el horno a 180ªC y luego de pasada la media hora lo horneas por 35 minutos, para saber si está listo tu pan deberás probar con un cuchillo pinchando el interior, si éste sale limpio ya está cocido tu pan. El tiempo de cocción varía de acuerdo al horno.